Las relaciones entre España y Corea del Sur: un repaso histórico

Uno de los hitos que marcó la política exterior española en la primera década del siglo XXI fue su apertura hacia Asia. Sin embargo, al reunir casi todos los esfuerzos en China e India, otros países de primer orden como Corea —una de las economías más activas del mundo oriental— han pasado casi desapercibidos. Por ello, las relaciones bilaterales iniciadas hace más de sesenta años no han llegado aún a un nivel demasiado profundo. Este artículo sintetiza, casi a modo de lista, los hitos más destacados en esta relación desde 1975 y desde el punto de vista español.

La dictadura y la transición

Ya en 1972 se había adoptado el Canje de Notas sobre supresión de visados,[1] con el fin de facilitar los viajes entre los dos países. Desde entonces, los ciudadanos de ambos estados pueden entrar sin visado y salir sin permiso de salida al otro estado siempre y cuando no se realicen actividades lucrativas y permaneciendo ciertos períodos (hasta noventa días en el caso de los coreanos en España y hasta sesenta días en el caso de los españoles en Corea). En 1975, aún durante la dictadura, también se acordó un convenio básico de cooperación científica y técnica (hecho en Madrid el 14 de julio de 1975)[2] y la mutua protección de la propiedad industrial (hecho en Seúl el 31 de julio de ese mismo año).[3]

Durante los años setenta y ochenta, las probabilidades de que ambos países entablaran vínculos se multiplicaron. Por su parte, España vivió la transición y la llegada a la democracia, en la que la política exterior española se diversificó y descentralizó sus objetivos y el proceso de toma decisiones, incrementando la presencia española en el mundo y en los organismos internacionales. Corea, mientras tanto, era uno de los llamados «tigres asiáticos», adquiriendo una relevancia internacional inédita y formando parte de la región de mayor crecimiento económico del mundo. Más tarde se consideraría que a Corea le interesa utilizar su relación con España para acercase a Latinoamérica, estableciendo una «triangulación» entre las tres regiones. Otro elemento de cercanía entre ambos países es la afinidad de Corea del Sur con Occidente y la afinidad de occidente con Corea del Sur en el conflicto intercoreano. Aun así, por el momento, la política española hacia Corea (y Asia en general) continuaba siendo insignificante.

La etapa de Felipe González: 1982 – 1996

Durante su mandato, el presidente Felipe González mostró cierto interés por entablar relaciones con Asia. El 21 de junio de 1989 se firmó en Seúl un convenio aéreo para aplicar los principios y las disposiciones del Convenio de Aviación Civil Internacional al transporte aéreo entre ambos estados.[4] Ya el 17 de enero de 1994, el ministro de Asuntos Exteriores Javier Solana firmó diversos acuerdos bilaterales de relevancia durante una visita oficial a Seúl que realizaba junto a cuatro altos funcionarios de su departamento.[5] El más importante de ellos fue el Acuerdo de Promoción y Protección Recíproca de Inversiones (APPRI),[6] convirtiéndose en el décimo noveno APPRI español publicado en el BOE y décimo octavo en entrar en vigor;[7] pero también se trataron un acuerdo de cooperación económica,[8] otro de cooperación cultural,[9] un convenio para evitar la doble imposición y prevenir la evasión fiscal en materia de impuestos sobre la renta[10] y un tratado de extradición para facilitar la represión de la delincuencia.[11]

También en 1994 la UE celebró la Cumbre de Essen, en la que se estableció el proceso ASEM (Asia-Europe Meeting), que a diferencia del homólogo estadounidense APEC (Asia-Pacific Economic Cooperation), no tendría objetivos exclusivamente arancelarios sino que se centraría en promover el diálogo político general entre ambas regiones. Dentro de ASEM, España y Corea compartieron proyectos relacionados con el desarrollo tecnológico, becas para el intercambio futuro de recursos humanos y asesoramiento ejecutivo para pequeñas y medianas empresas.

La etapa de Aznar: 1996 – 2004

Si bien España había tenido históricamente un déficit comercial respecto a Asia, en la década de los noventa la exportación asiática se incrementó, disparándose con la crisis financiera asiática de 1997.[12] Este agravamiento del déficit hizo consciente a España de la necesidad de fortalecer sus vínculos comerciales con la región, y en particular, con Corea.

En este sentido, la UE estableció en 2001 el Acuerdo Marco sobre Comercio y Cooperación con Corea,[13] con el que se crearon contactos en diversos ámbitos y se obtuvo el compromiso de ambas partes de desarrollar el comercio y la inversión y de colaborar en materia de justicia, asuntos de interior, ciencia y cultura. Incluyó también una Declaración Política para fortalecer el diálogo entre las partes y se previeron un Comité Conjunto, la celebración de Cumbres (que se han celebrado bianualmente desde 2002 hasta ahora)[14] y una Troika Ministerial.

El gobierno de Aznar, por su parte, aplacó esa necesidad de acuciar el déficit (y de diversificar riesgos tras el desembarco inversor en América Latina) a través del Plan Marco Asia Pacífico, dividido en dos tramos  (2000 – 2002 y 2002 – 2004). Se trataba de crear vínculos diversos con la región que en ese momento eran casi inexistentes, tal y como el Ministerio de Asuntos Exteriores declaraba en la introducción de un documento sobre el Plan («España está hoy fundamentalmente ausente de Asia Pacífico»).[15] Dicho plan ha sido sintetizado de la siguiente manera:

«El Plan Asia se marcaba unos objetivos políticos, económicos, de cooperación al desarrollo y culturales, junto con unos instrumentos y acciones para su consecución. Este esquema se completaba con ocho políticas económicas, comerciales y turísticas»

— Arturo Avello Díez del Corral, Embajador en misión especial para el Plan Asia Pacífico[16]

Para ello se constituyó, en 2001, la Fundación Casa Asia, en la que además del Ministerio de Asuntos Exteriores se ven directamente implicados la Generalitat de Catalunya y el Ayuntamiento de Barcelona.

De la etapa de Aznar cabe mencionar también un acuerdo entre ambos países para facilitar la circulación por carretera a los ciudadanos de uno de los dos estados en el otro, poniéndose en vigor el 1 de febrero de 2001 el Canje de Notas sobre el reconocimiento recíproco y el canje de los permisos de conducir nacionales.[17]

La etapa de Zapatero: 2004 – 2011

Cuando Zapatero alcanzó la presidencia, era ya claro el interés de España en aumentar y replantear su relación con los países del Noreste de Asia. La continuación del Plan Marco Asia Pacífico sería el Plan de Acción 2005 – 2008.[18] Este nuevo plan era más completo (debido a que el importante avance inicial ya había sido realizado por el gobierno de Aznar), incluyendo aperturas de embajadas,[19] dos consulados y dos oficinas comerciales,[20] nuevas sedes del Instituto Cervantes,[21] la presencia de los Ministerios de Defensa e Interior en Asia Meridional y el sudeste de Asia y numerosas visitas de alto nivel. En esta ocasión, los órganos responsables especificaron en sus presupuestos las medidas que se iban a tomar, cosa que no se había hecho en el anterior Plan.

A su vez, el aumento de interés por la región en España fue notable debido a la ampliación de información disponible sobre la región por parte de varias entidades. Así, desde 2002, Casa Asia remitía boletines diarios gratuitos por correo electrónico y AsiaRed empezó a elaborar dos boletines electrónicos dedicados a proveer información económica sobre la región («Carta de Asia» y «Carta de China»). A ello se sumó un incremento de estudios académicos sobre Asia (por ejemplo, se empezó a realizar el Anuario Asia-Pacífico, complementado por reputados think tanks españoles —entre ellos, el CIDOB, el Real Instituto Elcano y la  Fundación Alternativas—).

Este interés ha sido particularmente intenso en Cataluña. Posiblemente por ser la Comunidad Autónoma que más importa de Corea, la Generalitat ha impulsado más iniciativas de acercamiento a Asia que ningún otro gobierno autonómico: se han concertado acuerdos de hermanamiento, se ha implantado una cuarta parte de las 34 oficinas del COPCA (Consorci de Promoció Comercial de Catalunya) y diversas oficinas del Centro de Innovación y Desarrollo Empresarial (CIDEM) —actualmente convertidas en Centre de Promoció de Negocis (CPN)—, se ha financiado el Centro de Estudios Catalanes de Shanghai (UAB – Universidad de Estudios Extranjeros), etc. Cataluña ha sido también pionera en realizar visitas de alto nivel a la región: Jordi Pujol había visitado Corea ya el 2000, además de otros países asiáticos (Japón en 1985, 1990 y 1999,[22] China en 1989 y 2000, Indonesia en 1994 y India en 1999). También Pasqual Maragall, José Montilla y Artur Mas han visitado países asiáticos como presidentes de la Generalitat. Asimismo, las actividades de Casa Asia acostumbran a tener en Barcelona un público más numeroso que en Madrid, donde «han tenido un público más escaso».[23]

En otro orden de cosas, otro hito a destacar en las relaciones entre España y Corea de este período es que en la 59ª asamblea de la ONU (septiembre de 2004), Zapatero propuso la creación de la Alianza de Civilizaciones, y ésta fue apoyada desde el primer momento por Corea y otros países asiáticos.

Cabe añadir que, en febrero de 2007, el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) —una Entidad Pública Empresarial dependiente del Ministerio de Economía y Competitividad— y su homólogo coreano Korea Institute for the Advancement of the Technology (KIAT) firmaron un acuerdo que contemplaba el establecimiento de un programa bilateral de cooperación tecnológica llamado Korea & Spain Innovating (KSI), y posteriormente comenzaron a colaborar a través de la iniciativa intergubernamental de innovación tecnológica Eureka.

cdti

El CDTI y KIAT han colaborado en varios proyectos relacionados con el I+D.

Los años de la segunda legislatura de Zapatero fueron también muy positivos para la acción exterior española con respecto a Corea, registrándose avances significativos en las relaciones bilaterales y multilaterales no solo con este país, sino con el conjunto de Asia.

Habiendo cumplido la mayoría de objetivos del Plan de Acción 2005 – 2008 (aunque quedaban algunos pendientes, como la apertura del Instituto Cervantes de Seúl), se puso en marcha el Plan de Asia Pacífico 3 (2008 – 2012).

Para el período 2008 – 2010, el Gobierno programó un Plan Integral de Desarrollo de Mercados (PIDM), que ya ha había funcionado anteriormente con China, Japón e India. Con un presupuesto de 5 millones de euros, su objetivo era reforzar la imagen y el conocimiento de los productos españoles en Corea. Ello se lograría, en primer lugar, con apoyo institucional (ferias y encuentros empresariales, visitas de alto nivel, seguimiento de los acuerdos celebrados entre instituciones españolas —como el Instituto Español de Comercio Exterior, ICEX— y instituciones coreanas —como Korea Trade-Investment Promotion Agency, KOTRA—). En segundo lugar, con apoyo al comercio, eliminando barreras comerciales (por ejemplo, se modificaron las normas zoosanitarias y fitosanitarias que afectaban a la exportación de productos cárnicos). En tercer lugar, con apoyo a la inversión (mediante iniciativas como el Programa de Apoyo a los Viajes de Prospección de Inversiones, PROSPINVER; o el Programa de Apoyo a Proyectos de Inversión, PAPI; ambas de ICEX). Finalmente, facilitando información y formación, donde la Oficina Económica y Comercial de España en Corea desempeña un papel destacable proporcionando la formación de becarios, mantenimiento y actualización de la información en Internet y elaborando informes generales y de productos concretos donde se plantean las distintas oportunidades comerciales y de inversión para empresas españolas en Corea.

El ejercicio español de la presidencia rotatoria de la Unión Europea, entre enero y junio de 2010, no fue fácil. Durante su mandato, fueron frecuentes las tensiones entre, por un lado, la Comisión y el Consejo, y por otro lado, los intereses nacionales. Esto fue debido la propia transformación de la UE. El Tratado de Lisboa, que había entrado en vigor apenas un mes antes, había reforzado el papel de Bruselas en relación a la política exterior con respecto a presidencias anteriores,[24] y para la relación entre España y Corea conllevó el sacrificio de que no se celebraran diálogos políticos con Corea y otros países asiáticos, que antiguamente sí se celebraban.[25] Entidades como el Grupo de Trabajo de Asia y el Pacífico quedaron alejadas de la toma de decisiones.

A pesar de ello, la UE dio a España la oportunidad de presidir las reuniones de ASEM en Madrid (enero) y en Phnom Penh (mayo). Además, en ese primer semestre de 2010 se estrecharon las relaciones bilaterales entre ambos países, y «pasaron por España, en visita bilateral a alto nivel, responsables de más de la mitad de los países asiático y del Pacífico en los que mantenemos embajada».[26] El viceministro de Exteriores de Corea del Sur lo hizo en dos ocasiones. Además, el 5 de enero entró en vigor el Acuerdo sobre protección de la información clasificada en materia de defensa, hecho en Seúl en el 23 de marzo de 2009.[27]

Justo tras la presidencia española, el 1 de julio, un nuevo Acuerdo Marco sobre Comercio y Cooperación entre la UE y Corea reemplazaba al de 2001. Ampliaba el ámbito de actuación a ámbitos más trascendentales como la no proliferación de armas de destrucción masiva, los derechos humanos, la cooperación en la lucha antiterrorista, el cambio climático, la seguridad energética y la ayuda al desarrollo.

También el 1 de julio de 2011 entró provisionalmente en vigor el nuevo Tratado de Libre Comercio (TLC) entre la UE y Corea,[28] tras dos años de negociaciones (hasta que en 2010 se firmó) y otro año sin aplicarse. Éste se enmarca, desde el punto de vista europeo, en la estrategia adoptada tras la publicación del documento «Una Europa Global: competir en el mundo» por parte de la Comisión Europea en octubre de 2006; que consiste en la profundización del contenido liberalizador en los compromisos con los socios comerciales (incluyendo la ampliación de derechos para las transnacionales europeas), en este caso, para no quedarse atrás ante el TLC que Corea mantiene con Estados Unidos. Se trataba del primer TLC entre la UE y un país asiático y, según el comisario europeo de Comercio Karel de Gucht, el «más ambicioso» negociado hasta la fecha por la UE.[29]  La UE lo ha señalado también como el «más importante negociado hasta la fecha entre la UE y un tercer país»,[30] y a fecha de hoy no ha sido superado por ningún otro TLC (aunque puede serlo próximamente por el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión, TTIP). Este Tratado incluye la eliminación de casi todos los aranceles y de numerosos obstáculos no arancelarios (por ejemplo, Corea aceptará como propias las normas y certificaciones europeas), aunque el comercio de arroz está excluido (igual que ha ocurrido en otros TLC firmados por Corea). Está previsto que la eliminación completa de los derechos de aduana sobre las mercancías se realice en un periodo máximo de 20 años. La UE está eliminando obstáculos considerablemente más rápido que Corea, lo cual es debido, en parte, a que inicialmente era responsable de más obstáculos. Dicho acuerdo había recibido la oposición de movimientos sociales de ambas regiones, especialmente los relacionados con el sector agrícola en Corea, y en particular con la ganadería porcina.[31] [32]

Finalmente, el 1 de julio de 2011 también se puso en vigor un acuerdo bilateral entre España y Corea. Ese día se hizo posible que los nacionales de uno de los dos países participe en las elecciones municipales  de su municipio residiendo en el otro país, al entrar vigor el Canje de notas sobre participación en las elecciones municipales de los nacionales de cada país residentes en el territorio del otro.[33]

La etapa de Rajoy: 2011 – 2015

El 1 de abril de 2013 entró en vigor el Convenio de Seguridad Social entre España y Corea,[34] que no incluye prestaciones sanitarias.


Referencias

[1]     Fuente original: BOE 29/03/1972

[2]     Fuente original: BOE 30/06/1976

[3]     Fuente original: BOE 02/07/1977

[4]     Fuente original: BOE 12/02/1991 y BOE 03/05/1991 (el segundo es una corrección de errores ortográficos en el primero)

[5]     ABC Nacional, lunes 17/01/1994, página 22, «Solana firmará varios acuerdos económicos en su visita a Seúl». Disponible en: http://goo.gl/9r6yZa

[6]     Fuente original: BOE 13/12/1994 y BOE 04/02/1995 (el segundo es una corrección de errores ortográficos en el primero)

[7]     Datos extraídos de: http://goo.gl/r4qatp

[8]     Fuente original: BOE 13/12/1994

[9]     Fuente original: BOE 12/05/1994

[10]    Fuente original: BOE 15/12/1994

[11]    Fuente original: BOE 04/02/1995

[12]    Entre 1997 y 1998, la tasa de cobertura española del comercio con Corea bajó del 41,9% al 9,1%.

[13]    Está disponible en español y en inglés.

[14]    La primera Cumbre se ha celebrado en Copenhaguen (2002), la segunda Cumbre en Hanoi (2004), la tercera Cumbre en Helsinki (2006), la cuarta Cumbre en Seúl (2009), la quinta Cumbre en Bruselas (2010), la sexta Cumbre Seúl (2012) y la séptima Cumbre en Bruselas (2013).

[15]    Fuente original: http://goo.gl/X2iOyY

[16]    Fuente original: http://goo.gl/PfDcor

[17]    Fuente original: BOE 26/01/2000 y BOE 27/03/2001

[18]    El texto oficial del Plan puede leerse en: http://goo.gl/pJqiva

[19]    Se abrieron embajadas en Afganistán, Bangladesh, Nueva Zelanda, Camboya y Sri Lanka.

[20]    Las nuevas oficinas comerciales fueron las de Bombay y Guangzhou.

[21]    Las nuevas sedes del Instituto Cervantes fueron las de Nueva Delhi, Tokio, Beijing y Sidney.

[22]    El País, domingo 09/05/1999, «Jordi Pujol inicia hoy una visita a Japón, la tercera de su mandato». Disponible en: http://goo.gl/pkgE4t

[23]    Fuente original: http://goo.gl/A3HVKx

[24]    Desde entonces, de los asuntos exteriores de la UE se encargaría el nuevo Servicio Europeo de Acción Exterior,  una suerte de Ministerio de Asuntos Exteriores europeo con su propio cuerpo diplomático y dirigido por una Alta Representante para la Política Exterior.

[25]    Por ejemplo, se celebraban Troikas Ministeriales con Corea, Afganistán, India y China.

[26]    Fuente original: http://goo.gl/qnuC8F

[27]    Fuente original: BOE 12/03/2010

[28]    Un texto oficial sobre el mismo está disponible en: http://goo.gl/Ud7NIF

[29]    Fuente original: http://goo.gl/LLK5jl

[30]    Fuente original: http://goo.gl/S8DEV7

[31]    Así lo afirma el informe Europa Global: los verdaderos intereses de la estrategia comercial de la UE para someter a los pueblos a la tiranía del “libre comercio”. Disponible en: http://goo.gl/bR8LxS

[32]    Korea Times, 23/08/2012, «FTA fallout plagues pig farmers». Disponible en: http://goo.gl/wXP6QK

[33]    Fuente original: BOE 06/01/2011

[34]    El texto del convenio puede leerse en: http://goo.gl/RkM4zH

Bibliografía

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s